10 de enero de 2015

La Huella Ecológica.

Ahora que proliferan las carreras de montaña, es el momento de reflexiones y de analizar hasta que punto dicha actividad es compatible con la sostenibilidad y la conservación de los espacios por los que se desarrolla.
A golpe de zancada por pistas y senderos forestales está claro que el impacto es mínimo, siempre y cuando el corredor sea respetuoso con el medio ambiente, no dejando rastro de su presencia con los residuos generados tales como sobres de geles, botellas etc. Lo lógico sería que alguien que se dedica al trail running, lo haga por que aparte de gustarle el deporte, ama el contacto con la naturaleza, pero como siempre habrá de todo.
Últimamente se mide el éxito de una carrera por la cantidad de participantes en la prueba, los principales titulares de las competiciones llamadas "grandes" o con mayor repercusión, suelen ser por ejemplo: 2.500 inscritos en ......, record de inscripciones 2000 en ......., se olvidan que una buena prueba no depende del número de participantes sino de otros muchos factores, en la cantidad no está la calidad, sino en el cuidado de esos pequeños detalles con el corredor y  con el medio.
Por eso soy partidario de las pruebas que ponen límites al numero de inscripciones,número siempre acorde con elaborar una buena carrera con el mínimo impacto sobre el medio y con una efectiva seguridad sobre los participantes.
Un ejemplo de esto último nos viene de la mano de los amigos de Urban Runn, que nos traen su primer Chanajiga Trail, que se convierte en la primera prueba de montaña con certificación medioambiental. Informes de impacto ecológico, acciones de responsabilidad medioambiental, y diversas actividades educativa- ambientales así lo atestiguan, todo un ejemplo a imitar si queremos pruebas duraderas en el tiempo y espacios naturales realmente protegidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada